lunes, 4 de marzo de 2013

Carrusel Bloguero: ¿Cómo hago mis monstruos?

Después de mucho tiempo me reincorporo al Carrusel Bloguero. Ni mucho menos voy a dejar los otros carruseles sin decir nada, con lo bocazas que soy, pero lo iré haciendo poco a poco. Está siendo un poquito difícil últimamente dedicar tiempo al blog y a otras cosas como el dormir y el comer... pero aquí estamos y eso es lo que cuenta.


Para los que aún no lo sepan, o no tengan claro si participar o no, el Carrusel Bloguero de Juegos de Rol es una iniciativa libre, en la que pueden participar todos aquellos blogs escritos en castellano en los que el rol esté entre sus temáticas principales. Para participar escribiendo sobre el tema que propone el anfitrión, tan solo es necesario armarse de valor, pociones y ganas. Con eso, y una entrada escrita, sólo se ha de acudir a la entrada anfitriona indicando que se participa. Para ser el amo y señor del tema del mes, o lo que es lo mismo, el anfitrión, un consejo de sabios tuvo a bien crear un documento de Google Docs público. A ese documento se puede acceder pinchando aquí. Aunque está de más, siempre es bueno recordar que esto tiene su pequeña responsabilidad, así que si alguien decide postularse como anfitrión, que no se olvide de cumplir, o las consecuencias serán terribles (más o menos).

Este mes de marzo le vuelve a tocar a Athal Bert, (científico ejecutivo operativo, CEO) de Laboratorio Friki ser el anfitrión. El tema del mes es ¿Cómo hago mis monstruos?. Es un tema que me gusta y que me parece interesante. Y que además me va a permitir espiar a otros señores máster como hacen las cosas para mejorar en cómo lo hago yo.

Manuales y monstruos


Una de las cosas que más me gusta de los manuales de rol son los monstruos. Me gusta porque se trata de mucho material ya creado que se puede utilizar de forma muy sencilla aunque me gustaría también encontrar manuales en los que se explicase cómo crear monstruos y hacerlo de forma reglada. Hasta ahora el único manual en el que he visto ha sido el de Anima y la verdad que aunque resulta algo tedioso (como la gran mayoría de reglas en el juego, que por otra parte, me encanta) es muy útil para darle un toque de personalidad absoluta a las partidas.

Volviendo al tema de los manuales, como ya digo, me suelo hacer de los bestiaros de los juegos que tengo y los doy bastante uso, pero con algunos peros que voy a ir desgranando. Además lo voy a hacer en un sistema de problema solución, que me parece que queda muy técnico y profesional, aunque no tenga ni idea de lo que hablo.

¿Es que todos los putos troll son iguales?


Aunque parezca difícil de creer no, no lo son. De hecho, un troll que viva 200 km más allá será diferente y hará cosas diferentes y le gustarán cosas diferentes y podrá ser más feo, o más fuerte, o más inteligente, bueno eso no, pero me da igual. La cosa es sencilla. Si nadie con inteligencia puede ser igual a otro, porque en todos los manuales de monstruos tenemos siempre elementos típicos que se repiten y se repiten y se repiten y se... 

¿Cómo solucionarlo? pues lo mejor sería pedir manuales mejores, para tener que trabajar menos, pero la verdad que es un trabajo difícil y en lugar de suplementos de monstruos tendríamos la enciclopedia reproductiva del lagarto atronador con las mutaciones debidas a la acción del Caos en las estepas de Kislev, vamos, que es un coñazo. La primera opción es recurrir siempre a la mano del máster. El máster como tal, siempre puede dar toques narrativos (esto siempre se debería hacer, no descubro la rueda) y hacer hincapié en rasgos que sean muy diferenciables entre elementos de la misma especie. Al igual que si aquí somos capaces de distinguirnos entre nosotros y si vamos a china tendríamos problemas para recordar las caras, eso también sucede en los juegos de rol, o debería suceder.

Otra opción y esta en combinación en la anterior es lo que yo hago, consiste en modificar algunos atributos y algunas capacidades para que no sea el mismo enemigo. En mesa es un trabajo difícil y complicado, sobre todo por la preparación para que no sea pesado y la agilidad con la que llevarlo para el mismo motivo. Si un grupo se enfrenta a Cuatro Ogros que vuelven de una boda, tal vez haya uno más borracho que otro y sea más torpe pero mucho más violento. Tal vez la novia ogra no quiera que unos intrépidos aventureros maten a su recién desposado y que la priven de una BRUTALBESTIAL noche de bodas. Todos esos factores se pueden aplicar sin excesivos problemas (preparación y agilidad) y es un toque de color al encuentro en lugar de una, habitual en muchas mesas, maraña de números y movimientos.

Maquillaje, ese gran desconocido


¿Harto de que tus jugadores sepan el punto débil de los monstruos?¿Hay en tu grupo una enciclopedia con patas que se sabe todos los monstruos? ¡Tan solo necesitas Maquillaje para monstruos marca máster! Con este maquillaje podrás hacer pasar una pequeña salamandra de fuego por un Dragón rojo y viceversa. Garantizado.

Aquí la cuestión es sencilla. Describe al monstruo de una forma y utiliza el perfil de otra cosa. En un mundo de fantasía no es posible que un aventurero de nivel 2 o 3 sepa reconocer la estirpe de un jodido dragón o saber que le pica al Rey Liche de turno. Esta es otra de las técnicas que utilizo. Aquí es importante ser consecuente. Si para el primer no muerto utilizaste un perfil de espadachín de ciudad, cuando eso vuelva a suceder repítelo.  Evita que lo que es un poco de maquillaje para dar color se convierta en pote que parece una capa de plástico cuando lo miras de cerca.

¿Monstruos? ¡No hay peor monstruo que el ser humano!

Con la cantidad de perrererías que son capaces de hacer los aventureros, quien necesita zombis y Hombres Lobo. Pon más grupos como ellos. Igual de ruines. Igual de mezquinos. De su nivel o un poco más. Y que además sean inteligentes y optimicen los recursos... ya verás que miedito. Esto es algo muy importante para mi. No hay más monstruo que una familia de campesinos con 5 hermanos arando el campo que ve como pasa por allí un grupo de tres o cuatro viajeros desprevenidos. Además, las azadas duelen. Mucho. En este aspecto le tengo que dar las gracias al Aquelarre. Esa visión de mundo oscuro que exuda es fundamental para aplicar ésta idea. 

No necesitas skavens si tienes una mafia en la ciudad. No necesitas un kraken cuando puedes tener un barco de furiosos guerreros vikingos dispuestos a abordarte.

El problema es que en este caso si que cada perfil es un mundo, y lo peor de todo es que no es habitual encontrar perfiles adecuados a la progresión de los personajes. A nivel 1, un guardia de nivel 4 acojona. A nivel 8 un guardia de nivel 4 es un juguete. Es muy importante mantener esta situación porque no tiene sentido irte unos años de Madrid, a buscar trabajo no se, a Alemania por ejemplo y volver y que resulte que hemos progresado y haya menos corrupción. Aquello sigue siendo Madrid y esto sigue siendo España. Habrá lo mismo sólo que ahora sabrás (si has aprendido algo) como manejarlo. A lo que voy es que las localizaciones no se convierten en el nido de clases de prestigio y héroes milenarios mientras tu te vas de andanzas por La Marca del Este y vuelves al año a ver a tus retoños.

¡Que pesado!¡Déjalo ya!


Está bien. Hasta aquí hemos llegado. Esta es mi contribución al Carrusel para éste mes de marzo. Espero que os haya resultado divertida de leer y sobre todo que tenga alguna utilidad para vuestras partidas como tienen todas estas ideas en las mías.

¡Que los dados os sean favorables!

4 comentarios:

  1. No has podido explicarlo mejor. ¡Grandísimo trabajo, crack!

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho lo de los campesinos xD

    Actualmente ando iniciando un setting, y la verdad muchas cosas de las que dicen sirve y mucho.

    ResponderEliminar